lunes, mayo 11, 2009

El aparatito de Lumiere (Programa doble) - EN EL SÉPTIMO CIELO / STAR TREK

EN EL SÉPTIMO CIELO (WOLKE NEUN)


***


No esta nada mal este drama alemán, tan crudo como minimalista, pero que insólitamente no desprenda excesiva amargura. Es una historia doméstica muy sencilla, sobre el adulterio que comete una sesentona felizmente casada desde hace 30 años con su segundo marido, que sin comerlo ni beberlo, comienza a tener una relación extramatrimonial con un hombre de 76 años vecino suyo. Puede parecer una historia simple y anecdótica, y lo es, pero lo que en realidad trata de expresar esta película es la dificultad de algunas personas para dar sentido a su vida, sin que esto este reñido ni con su trayectoria ni con su felicidad vivida. Muy poquitos actores y escenarios principalmente del hogar en una película que trata el drama con realismo y sin artificios melodramáticos. Para poder disfrutar bien de la película, conviene meterse en al piel de su protagonista, Inge, interpretada magníficamente por Ursula Wegner, a lo que a los que somos más jóvenes se nos hace difícil, pero para los que ya tiene cierta edad posiblemente no.


En el Séptimo cielo es un drama crepuscular, protagonizado por personas en el otoño o invierno de su existencia y que no saben a ciencia cierta si tiene algo que perder o no. Es al mismo tiempo una película bastante valiente por multitud de razones, ya que otorga protagonismo a gente que en otro contexto malamente funcionaría como motor de una historia y además plantea preguntas de difícil respuesta. Eso si, puede que no sea plato para todos los gustos una película tan gélida y en cierto modo áspera. Lo cual no quita razones para dejar de verla.




STAR TREK


*** y 1/2




Parecía que la mítica saga creada a finales de los 60 por Gene Roddenberry ya no tenía nada que decir tras más de 40 años de éxito y millones de adeptos en todo el mundo, pero la rentabilidad de esta franquicia de ci-fi sigue siendo tan, tan grande, que pese al agotamiento al que parecía haberse sometido en los últimos tiempos con sus últimos productos cinematográficos y televisivos mas bien mediocres, se vuelto a retomar aunque esta vez contándolo todo desde el principio; es decir, reiniciando la saga tal y como fue concebida en la serie de televisión que comenzó a emitirse en 1966.


Tras la serie de televisión original (1966-1969) y otras tres más desde finales de los 80 y diez entregas cinematográficas que reactivaron el espíritu Trekkie desde 1979 recuperando aquella impronta pacifista y diplomática en la ciencia ficción pleno apogeo de la saga Star Wars, llega una especie de precuela de toda la franquicia, dirigida por un pope de la nueva ficción televisiva, J.J. Abrams (Alias, Perdidos) y cuyos protagonistas son, obviamente, la mítica primera tripulación del Enterprise, aquella que figuró en la serie de los 60 y en las 6 primeras entregas cinematográficas, es decir, la tripulación del Enterprise por excelencia: el capitán Kirk, Mr. Spock, McCoy, Uhura, Sulu, Scotty y Chekov. Este nuevo Star Trek puede considerarse el reinicio de una saga que ya no daba más de sí como mostraban las últimas entregas con la tripulación del capitán Picard. Había que insuflar de sangre nueva a la franquicia y esto se ha hecho, paradójicamente, volviendo al pasado, a los inicios. Curiosamente esta onceava entrega cinematográfica también plantea digresiones temporales de este tipo.


Abrams no es fan ni entusiasta de la saga: se ha pretendido hacer un producto que guste y entusiasme tanto a trekies como a no trekies, y esto a algunos fanaticos de la franquicia puede que no les guste, por aquello de que la propiedad privada de un friki no se comparte con no frikis. Pero hay que admitir que la jugada con esta película ha salido estupendamente: Star Trek de 2009 es una estupenda película de ciencia ficción que funciona correctamente como episodio iniciador (¿de un nueva saga con la primera tripulación?), además de mostrar una historia con todos los ingredientes de una buena película de ficción científica o aventuras. Con mayor presupuesto y ambiciones que cualquiera de sus predecesoras, esta entrega puede que no ofrezca nada realmente nuevo (a estas alturas…), pero si que renueva el espíritu Star Trek más allá de auto homenaje complaciente y el inevitable guiño a los fanáticos. Se nos cuenta la historia de una de las primeras misiones de la USS Enterprise, con una tripulación más joven que nunca y recién graduada en la academia, y un díscolo James T. Kirk que accede por vez primera al mando de la nave tras entrar en ella de extranjis y ser considerado un joven indisciplinado y rebelde. Se inicia así la amistad entre Kirk y Spock, el personaje trekie más carismático. La amenaza de los romulanos, violento pueblo sediento de venganza y que pretenden destruir cualquier planeta que se les ponga por delante con su diabólico invento perforador, es lo que une a los por entonces mozalbetes del Enterprise en su primera misión de envergadura, dispuestos a salvar la tierra en una aventura intertemporal que pondrá a prueba el proceso de maduración del joven Kirk y el equilibrio emocional del vulcaniano Spock, debatido por su condición de hijo de vulcaniano y terrestre.


Para el papel de un rebelde sin causa Jim Kirk se ha escogido a Chris Pine, quien pone carisma y buena disposición y no trata de imitar mucho a William Shatner, mientras que Spock es Zachary Quinto, clavadito a Leonard Nimoy y que compone un Spock bastante más “humano” de lo estamos acostumbrados. Por cierto, Nimoy también interviene interpretando al anciano Spock en un genial encuentro intertemporal con el joven Kirk, en lo que se perfila como al última vez que el actor encarna al mítico alienígena de puntiagudas orejas. No esta anda mal el resto del reparto, quienes intrpretan a un staff del Enterprise bastante más natural y cercano de los muchas veces pomposos personajes originales. Destaca una encantadora Uhura interpretada por la atractiva Zoe Saldana y un convincente McCoy a cargod e Karl Urban. Eric Bana interpreta al imponen villano romuliano Nero, y Ben Cross y Winona Ryder son los padres de Spock. Resultan muy curiosas algunas escenas de Kirk en la tierra, comportándose como un chulito de barrio y en especial la desarrollada en una discoteca, entrando a la mismísima Uhura. Una película muy entretenida, con espectaculares escenarios, efectos especiales y escenas de acción que hará las delicias de todo aquel que busque una buena película de evasión pero con mensaje, lo que no esta nada mal en los tiempos que corren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario