lunes, noviembre 25, 2013

El Aparatito Lumiere BLUE JASMINE





****

Woody Allen recupera su mejor cine, repleto de muchas de las mejores sensaciones que su extensísima filmografía-especialmente en los últimos años-ha irradiado: guión sólido, interpretaciones magistrales, una estupenda disposición dramática de los personajes y una enorme habilidad para calcar de al realidad complejas y a la vez sencillas situaciones cotidianas sin olvidar el estudio psicológico de los personajes. Tras varios títulos irregulares estos últimos años, el legendario realizador neoyorquino consigue su mejor película en los últimos años esta vez escorándose al drama contando una historia de fracaso, frustración y lucha contra el destino en la persona de Jasmine, una mujer que una vez fue rica y con una vida despreocupada y llena de lujos en Nueva York pero que tras el encarcelamiento de su marido por fraude y corrupción se queda absolutamente sin nada decidiendo rehacer su vida en San Francisco. Cate Blanchet ofrece un total recital interpretativo en el papel de la Jasmine del título (antes llamada Janet) una mujer cuya nueva situación económica, social y emocional - muy diferente a la que vivió en el pasado- termina destruyéndola por la imposibilidad de asumir su nuevo rol en la sociedad y por los resquemores de situaciones, acciones y decisiones pasadas altamente traumáticas para ella.  Psíquicamente inestable, Janet/Jasmine trata a duras penas de encentrar ahora su sitio con la ayuda de su hermana Ginger (Sally Hawkins), una mujer de clase media-baja cuya situación actual es en cierto modo deudora del matrimonio de Jasmine con Hal (Alec Baldwin), un genio de las finanzas con muchas cosas que ocultar.      

Una película a ratos divertida, otras entretenida, pero en la mayor parte de las veces cruda y dramática, Woody Allen en  Blue Jasmine ha sabido apostar por el buen hacer interpretativo de una Cate Blanchet en una de las mejores interpretaciones que se la recuerdan en lo que es una áspera parábola sobre el egoísmo, la cultura del éxito y los afanes arribistas no exenta de crítica social. Resulta espectacular la descripción de la montaña rusa personal de Jasmine en donde los espejismos y los pasos en falso están a la orden del día en un interesante ejercicio narrativo que combina pasado y presente en forma de puzzle mediante flashbacks estratégicamente situados en el guión. La mejor película de Woody Allen en muchos años- aunque no sea una obra maestra- entusiasmará a sus seguidores y a buen seguro resultará deliciosa para cualquier cinéfilo.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario